ROSARIO CASTELLANOS: POESÍA ERES TÚ.

Escrito Por: Alan Castillo

“Escribo porque yo, un día, adolescente,

me incliné ante un espejo y no había nadie. ¿Se da cuenta ? El vacío.”

Rosario Castellanos

 

Considerada una de las escritoras mexicanas más importantes del siglo XX (cultivó prácticamente todos los géneros: poesía, ensayo, cuento, novela y teatro), Rosario Castellanos nació un 25 de mayo de 1925 en la Ciudad de México, pero recién nacida fue llevada a Comitán, Chiapas; lugar donde germinaría la semilla de sus convicciones y su lucha, no solo contra la discriminación sexual, también contra la segregación social y racial. Se graduó de maestra en filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México. Posteriormente y con una beca del Instituto de Cultura Hispánica, realizó cursos de postgrado sobre estética y estilística en Madrid, España.

Una absoluta sinceridad para poner de manifiesto su vida interior, la inadaptación del espíritu femenino en un mundo tradicionalmente dominado por los hombres, la marginación en la que vivían los indígenas de su amado Chiapas y una melancolía meditabunda, constituyen algunos elementos característicos su obra.

Su primer libro fue una novela: Balún Canán que, junto con Ciudad Real, su primer libro de cuentos y Oficio de Tinieblas, su segunda novela, firman la trilogía indigenista más importante en la narrativa mexicana, a quienes ella “dio voz en medio del ruido ensordecedor”, tal como lo define la escritora Dolores Castro Varela, gran amiga de Rosario Castellanos.  Involucrarse en estos menesteres, además de su estudio y tratamiento, supuso cierto grado de crítica social.

“Huérfana y sola como en las novelas,

presumiendo de tigre, ratoncito,

no dejándote ver por tu sonrisa,

poniéndote corazas transparentes,

colchas de terciopelo y de palabras

sobre tu desnudez estremecida.”

Recado a Rosario Castellanos/ Jaime Sabines (fragmento).

Al igual que la de otras mujeres que triunfaron en las artes, su vida estuvo marcada por la paradoja y la tragedia. El eje central de su obra fue la férrea defensa de los derechos de la mujer y los indígenas, lo que pronto la convirtió en la mujer que dio voz a quienes no la tenían y la llevo a adquirir notoriedad a nivel internacional, haciendo especial énfasis en América Latina. Sin embargo, a nivel personal, su vida enfrentó diversas luchas contra las depresiones que le causaron varios abortos y las infidelidades de su marido y padre de su único hijo.

“Lo que busco cuando escribo es descubrir cosas. ¿Por qué vivimos? ¿Por qué vivimos de determinada manera? ¿Cómo podemos realizarnos?”, confesaría Rosario Castellanos al escritor Emmanuel Carballo en una entrevista publicada en Protagonistas de la literatura mexicana.

Para muchos intelectuales, después de Sor Juana Inés de la Cruz, Rosario Castellanos es la primera mujer que, por la importancia de su obra literaria, ha sido conocida en los países de habla hispana y otras muchas partes del mundo por las traducciones de su obra que aún se mantienen vigentes y en circulación. Fue pionera en muchos sentidos pero, principalmente, porque es la primera que alcanzó repercusión pública a través de su obra como autora y profesora ya que hizo escuela no sólo en su generación, sino en todas las generaciones que vienen después de ella.

La tragedia nunca dejó de estar presente en la vida (y también en la muerte) de Rosario Castellanos. Murió muy joven, en 1974, a los 49 años de edad, mientras ejercía como embajadora de México en Israel, a causa de un accidente doméstico (absurdo y cruel, sin duda), recibió una descarga eléctrica provocada por una lámpara, al ir a contestar el teléfono tras salir de la ducha. Sus restos fueron depositados en la Rotonda de las Personas Ilustres.

“¡Cómo te quiero, Chayo, cómo duele

pensar que traen tu cuerpo! -así se dice-

(¿Dónde dejaron tu alma? ¿No es posible

rasparla de la lámpara, recogerla del piso

con una escoba? ¿Qué, no tiene escobas la Embajada?)

¡Cómo duele, te digo, que te traigan,

te pongan, te coloquen, te manejen,

te lleven de honra en honra funerarias!

(¡No me vayan a hacer a mí esa cosa

de los Hombres Ilustres, con una chingada!)

¡Cómo duele, Chayito! ¿Y esto es todo?

¡Claro que es todo, es todo!”

Recado a Rosario Castellanos/ Jaime Sabines (fragmento).

Rosario Castellanos luchó toda su vida contra la oscuridad, mientras que su obra le ha iluminado el camino a muchas generaciones. Su obra poética fue reunida bajo el título Poesía no eres tú (1972), quizá porque desde la perspectiva de la autora, aún no era poesía, sin embargo, la dejó como herencia a las generaciones venideras para que sean ellos quienes la completen, la vivan y la hagan suya.