EL CONSTRUCTO DE SER MUJER Y LA MATERNIDAD.

Foto : kellergyongyi.hu

Por: Anahi Vázquez Pérez.

El universo simbólico, considerado como construcción cognoscitiva, es teórico. Se origina en procesos de reflexión subjetiva, los que con la objetivación social, llevan al establecimiento de vínculos explícitos entre los temas significativos que arraigan en las diversas instituciones. (Luckmann, 1968)

Con este antecedente, me atrevería a decir que vivimos construyendo una realidad que a nuestros ojos ha sido vendida como una única y autentica, a la cual nos tenemos que adaptar casi casi, porque no nos queda de otra, por ejemplo: el constructo: Maternidad. La cual está en su mayoría asociada a lo siguiente:

La mujer hasta bien entrado el siglo XX, estaba fuertemente asociada a la casa y a la familia; se encargaba de la organización doméstica y en los ambientes rurales también en labores del campo. Aparece en actividades como: cuidado y atención al esposo en una atmósfera de obediencia y sumisión y en relación a sus hijos, la protección, crianza y educación. Sobre ella recaía la atención y cuidado de las personas, la cocina, costura, compra de ropa y muebles. Sus funciones se asociaban al papel de madre y esposa, como atributos aparecía: ser buena madre, trabajadora, sobria, servicial, buena organizadora, saludable y limpia. (Valdivia 2008).

No sé ustedes, pero pareciera ser que esto sigue tan presente, que pareciera que nos hablan de hoy mismo, hemos construido nuestro ser mujer desde la institucionalización, desde este universo simbólico, en donde asignamos modos de vida para nosotras las mujeres, he de decir que actualmente nos vemos en campos labores más que antes , pero aún en éstos, no dejan de haber diferencias significativas en el ejercicio de la decisión de cada una de nosotras, actualmente somos madres, hermanas y laboramos cayendo en una doble o triple jornada de trabajo. Actualmente podría decir que nosotras las mujeres, como bien lo menciona Marcela Lagarde, estamos viviendo en un sincretismo de género, para ello comenzaré por describir la palabra sincretismo; sincretismo es la tendencia a conjuntar y armonizar corrientes de pensamiento e ideas, es decir, actualmente las mujeres queremos crecer laboralmente y en algunas ocasiones existe un conflicto con lo que la sociedad nos impone, este introyecto de “debemos ser madres cuidadoras” , naturalizando el concepto de maternazgo, así, fomentamos el “el cuido por el descuido”, el cuido referido al cuidado de las/os demás y el descuido con nosotras mismas, desde nuestro cuerpo hasta nuestros deseos de vida.

Por eso, en este marco institucionalizado del 10 de mayo, valdría la alegría más que la pena, que pudiéramos visibilizar otros tipos de maternidades, sin constructos, sin prejuicios, sin mandatos; cada una de las personas con la libertad de elegir lo que crea que alimente su alma y su vida, aquello que la haga sentirse plena y feliz y si bien la felicidad, es otro tema relacionado con el sentido de la existencia.

Por tanto, es necesario, desquebrajar todos estos constructos naturalizados, y si bien hay mujeres que tenemos deseos de crecer laboralmente, también hay otras que desean ser madres y otras que desean tener ambas, lo importante de esto es que cualquiera de las decisiones fueran aceptadas tal cual, sin juzgar a nadie sobre lo que cada una decida hacer con su ser, esto permitiría ver otras posibilidades de ser mujer con o sin maternidad, lo que resulta tan valioso, como otras posibilidades de existir de todas/os.

Referencias:

• Peter L. Berger y Thomas Luckmann1968;The Social Construction of Reality
• Carmen Valdivia sanchez 2008, La familia: conceptos,cambios y nuevos modelos, universidad de Deusto.
• Sare 2003 “Cuidar Cuesta: costes y beneficios del cuidado”