C’est la vie Señora Le Pen

Fuente Foto: spiegel.de

Escrito por : Obi Feuervogel

C’est la vie Señora Le Pen, así es la vida Señora Le Pen. Estuvo cerca, estuvo muy cerca, y de no ser por la intervención afortunada de los candidatos derrotados en la primera vuelta de las Elecciones Presidenciales Francesas y del propio actual Presidente del país, invitando a votar a Macron, creo que el resultado hubiera sido diferente y uno de lo más tristes después del triunfo de Donald Trump en Estados Unidos.

Honestamente yo no celebro el triunfo de Macron, yo celebro la derrota de Le Pen, y es aquí cuando viene la pregunta que últimamente muchos amigos cercanos me preguntan: ¿Por qué te importaba tanto las elecciones en Francia? La respuesta es simple, porque aún me queda una mínima esperanza de que vivir tiempos donde se transpira una política conciliadora, que tiende puentes en lugar de romperlos, que abre caminos de libre pensamiento en lugar de construir muros de estúpida ignorancia, que alimenta mentes soñadoras hambrientas de nuevos pensamientos y opiniones con verbo que transformarán acciones y provocarán buenas reacciones, que vive de y para los ciudadanos interviniendo de manera directa en sus necesidades. Me niego a creer que la política se resume en una foto publicada en los medios donde un político entrega equipo en un hospital, apoyos económicos en diversos rubros, para que reciba el mérito de que algo está haciendo bien, cuando lo que está haciendo es simplemente, coordinando el trabajo de muchos, el trabajo de un país para el bien común. Creo que la política va mucho más allá de eso.

Celebro la derrota de Le Pen, porque nunca estaré de acuerdo en un discurso de odio, de rechazo, de enfrentamiento y de provocación. No repetiré lo que ya he escrito en artículos anteriores acerca de Marine Le Pen, pero siempre diré que estoy en contra de la homofobia, xenofobia, racismo pero sobre todo en contra del nazismo, y el discurso de Le Pen, padre e hija, siempre reunieron cada una de las características que he enumerado.

Afortunadamente no soy el único que celebra la derrota de Marine Le Pen, desde que se dió a conocer los resultados de la segunda vuelta electoral, intelectuales, periodistas, políticos y diversos representantes del mundo de las bellas artes, de todos los niveles, tanto local y mundial, han dado muestra de apoyo a Macron.

Los franceses han decidido, no sé si han tomado el mejor de los caminos pero me queda definitivamente claro, que ésta vez ni siquiera han mirado hacia el peor de ellos.