La homofobia en Chechenia

Foto: Victor Brenes 

Por: Obi Feuervogel

En días anteriores muchos diarios europeos, se han hecho eco de una noticia publicada por la periodista Elena Milashina del periódico ruso “Novaya Gazeta”, el titular habla acerca de la alarmante violencia contra los homosexuales en Chechenia.

Para los activistas LGBT y/o de derechos humanos Milashina no es desconocida, ya que en el 2009 fue galardonada con el Human Right Watch’s Alison Des Forges Award por su extraordinario activismo y en 2013 con el International Women of Courage Award. El informe habla de la detención de un centenar de personas y al menos tres muertos. Dentro de los detenidos se encuentra un clérigo musulmán y dos conocidos presentadores de la televisión chechena.

Aunque la información fluye de una manera confusa, debido a que el Gobierno ha negado los hechos alegando que el periódico ha publicado la noticia como una broma del día April’s Fool (1o. de Abril día dónde se publican noticias falsas en forma de broma), se está a la espera de la confirmación de las muertes como también de los detenidos. Desde el Ministerio del Interior el portavoz del Gobierno Alwi Karimov ha afirmado de manera contundente: “Nadie puede detener o reprimir a alguien, que en nuestra República no existe”, dando claramente a entender que en Chechenia no existe la homosexualidad.

A pesar de las declaraciones del gobierno, se sabe que en muchos países de la desaparecida Unión Soviética persiguen y condenan la homosexualidad, la denominan como una Propaganda Europea que hay que eliminar. Entiendo la preocupación de los medios europeos ante esta noticia, ya que parece surrealista que en pleno 2017 se siga condenando, señalando y juzgando la naturaleza de las personas.

El periódico ruso profundiza citando que los detenidos cuyas edades rondan entre los 16 y 50 años fueron desapareciendo misteriosamente de las calles. Es obvio la que homofobia es un mal que no sólo existe en México, sino en todo el mundo, ya sea en mayor o menor escala. Sin ir más lejos la semana pasada una pareja fue agredida en Barcelona mientras se daban un beso y en otra en Holanda por el simple hecho de ir tomados de la mano.

El grado de ignorancia rebasa a veces límites realmente inadmisibles. ¿Cómo puede ofenderme que dos personas demuestren su amor y su cariño sean de la condición sexual que sean? ¿En que me ofende que dos personas del mismo sexo vayan al cine o a alguna fiesta tomados de la mano? ¿Por qué me enoja ver a un chico en tacones, con los labios pintados de rojo carmín y con una peluca extravagante? ¿Por qué no tomo como bandera de vida la cita: “vivir y dejar vivir”?. ¿Es tán difícil? No pretendo meterme en asuntos religiosos, pero si tan jueces y verdugos somos, deberíamos recordar aquello de: “Quién esté libre de culpa, que tire la primera piedra”. En este mundo tan grande y con tanta diversidad existe lugar para todos los que respeten, acepten y vivan en armonía. ¿No entiendes una condición sexual diferente a la tuya? Perfecto, me parece bien y tienes libertad de opinar, pero es esa razón suficiente para generar ira y agraviar a alguien? O peor aún, ¿para desear la muerte de alguién? ¿Tu ignorancia justifica que persigas, detengas, condenes algo que no entiendes?

Fuente: http://www.spiegel.de/panorama/gesellschaft/tschetschenien-gewalt-gegen-schwule-jetzt-hilf t-nur-noch-die-ausreise-a-1141666.html